Mansión Summerwind La maldición de la casa embrujada Wisconsin - Estados Unidos

Publicado el 28/06/2018 por PortalParanormal

Summerwind es una casa embrujada en Wisconsin que tiene una historia aterradora. A menudo se le conoce como la mansión más embrujada del mundo. Sigue leyendo para descubrir la oscura historia detrás de Summerwind.

Historia

En la década de 1900, Summerwind se llamaba la mansión Lamont, propiedad de Robert Lamont quien vivía allí junto a su esposa. Cuando el Sr. Lamont se mudó a la casa, las empleadas domésticas, le dijeron que estaba embrujada. Pero él era un hombre incrédulo y se negó a creer en fantasmas y lo sobrenatural. Sin embargo, algo estaba a punto de convencerlo.

Una tarde, mientras él y su esposa estaban comiendo en la cocina, la puerta del sótano comenzó a traquetear y estuvo a punto de soltar las bisagras. De repente, la puerta se abrió de golpe y apareció la forma fantasmagórica de un hombre.

El señor Lamont echó un vistazo al fantasma y sacó una pistola. El fantasma cerró la puerta y Lamont disparó dos veces en su dirección, antes de huir de la residencia con su esposa. Los Lamonts abandonaron la propiedad esa noche y nunca regresaron.

Después de permanecer vacía por un buen tiempo, la casa embrujada se convirtió en la residencia de Arnold y Ginger Hinshaw y sus seis hijos, que se mudaron a Summerwind a principios de los años setenta.

Desde el momento en que pusieron un pie en Summerwind, los Hinshaws y sus hijos comenzaron a ver formas vagas y sombras que parpadeaban en los pasillos. También decían escuchar el sonido inquietante de voces apagadas en las oscuras y vacías habitaciones. Y cuentan que cuando entraban a las habitaciones, el ruido se detenía de abruptamente.

Las ventanas y puertas de Summerwind solían abrirse y cerrarse por sí mismas. Eventualmente, Arnold tuvo que recurrir a clavar todas las ventanas para mantenerlas cerradas. En una ocasión, Arnold estaba a punto de subirse a su automóvil para conducir al trabajo cuando el vehículo estalló repentinamente en llamas sin explicación alguna.

Lo más alarmante de todo era la forma fantasmal de una mujer de cabello negro que a menudo se veía flotando detrás de las puertas que partían del comedor.

Durante las renovaciones de la casa, Arnold Hinshaw sacó un cajón de un armario empotrado y descubrió un hueco escondido detrás de él. Al mirar con una linterna por la abertura, pudo ver lo que parecían ser los restos óseos de un animal.

El agujero era demasiado pequeño para que pudiera pasar, así que cuando sus hijos llegaron a casa de la escuela, él convenció a su hija Mary de que se metiera en el receso para ver lo que acechaba dentro. La pobre Mary se escurrió por la estrecha abertura y luego, de repente, comenzó a gritar de horror. Ella descubrió que los restos no eran los de un animal. En realidad, era un cráneo humano con mechones de cabello negro sucio todavía unidos. Los horribles restos también contenían un brazo y una parte de una pierna.

Poco después del horrible descubrimiento en el compartimiento oculto, las cosas comenzaron a empeorar en Summerwind. Arnold lentamente comenzó a perder la cabeza, permaneciendo despierto toda la noche, tocando música inquietante en su piano. Su esposa, Ginger, le suplicó que se detuviera, pero Arnold afirmó que los demonios en su cabeza le exigían que siguiera tocando. Frecuentemente golpeaba las teclas del piano hasta el amanecer, asustando tanto a su esposa e hijos que a menudo se acurrucaban juntos en un dormitorio, llorando y encogiéndose de miedo.

A los seis meses de mudarse a Summerwind, Arnold sufrió un colapso completo y Ginger intentó suicidarse. Arnold fue enviado a un hospital psiquiátrico y su esposa se llevó a los niños y se fue a vivir con sus padres en Wisconsin. La mansión, una vez más, quedó desocupada.

Pero no por mucho. Los padres de Ginger, Henry y Marie Bober, decidieron comprar la casa Summerwind y planearon convertirla en un restaurante. Ginger les suplicó que no compraran el viejo y molesto lugar, pero se negaron a escuchar.

Cuando Henry Bober intentó renovar la casa, sufrió innumerables problemas. Cada vez que intentaron medir las habitaciones, las dimensiones cambiaron drásticamente. Parecía como si Summerwind estuviera cambiando de forma gradualmente. Después de escuchar voces extrañas y ver apariciones fantasmales, los constructores se negaron a trabajar en la propiedad.

Un día, el Sr. Bober estaba solo en la casa cuando oyó disparos provenientes de la cocina. Bajó corriendo las escaleras y abrió la puerta de la cocina, pero estaba vacía. Olió pólvora en el aire, pero los únicos agujeros de bala que pudo encontrar fueron los que estaban en la puerta del sótano, alojados allí años antes.

El Sr. Bober se vio obligado a abandonar sus planes de convertir Summerwind en un restaurante y en su lugar vendió el edificio. En 1988 Summerwind fue alcanzado por un rayo varias veces, lo que provocó un incendio que destruyó gran parte de la antigua mansión. En la actualidad, solo quedan las chimeneas, los cimientos y los escalones de piedra de la casa. El mal que acechaba en la mansión Summerwind finalmente había logrado destruirse a sí mismo.

Ubicación

Bayside Ln, Land O’ Lakes
Wisconsin, Estados Unidos