Súcubos e Íncubos Demonios sexuales que te violan mientras duermes

Súcubos e Íncubos, demonios sexuales que te violan mientras duermes. Aprende a identificar si estas siendo atacado por estas entidades y a como enfrentarlos.

Mostrar Contenidos

¿Que es un íncubo y un súcubo?

Un íncubo es un demonio o ser demoníaco que toma la forma de un hombre «íncubo» o de una mujer «súcubo» que se se posa encima de la víctima mientras duerme, para tener relaciones sexuales con el o ella, dependiendo dela preferencia sexual de la victima.

¿Que significa íncubo y súcubo?

El significado de íncubo viene de la palabra latina incubare, que significa “Estar echado sobre alguien”, y Súcubo vendría siendo lo opuesto, “estar debajo de alguien”.

¿A quienes atacan los íncubos y súcubos?

Por lo general, los íncubos atacan a las mujeres y los súcubos a los hombres, pero dependerá de la preferencia sexual de la victima.

Estos seres demoníacos pueden atacar a cualquier persona mientras sientan una fuerte atracción carnal por la victima.

¿Cómo saber si tengo un íncubo o súcubo en mi casa?

Para saber si eres una víctima de súcubos e íncubos, debes tener claro que estas entidades demoníacas se revelan a las personas principalmente durante altas horas de la noche, generalmente entre las 3:00 y las 4:00 de la madrugada.

Algunas personas afirman haber visto un tipo de cuerpo espiritual aparecerse de la nada y los someten a diversos actos sexuales.

Aunque la sensación no es para nada agradable ya que estas entidades son violentas y atacan a sus víctimas mediante fuertes golpes o la asfixia, hay quienes logran congeniar con ellos y tratan de disfrutar el encuentro sexual con estos seres.

Una de las sensaciones mas fuertes durante el ataque de súcubos e íncubos, es que causa unos impulsos sexuales abrumadores en el cuerpo de las víctimas, tan incontrolables que llegas a sentirte ultrajado. Sabes que no quieres hacerlo pero tu cuerpo reacciona ante los impulsos sexuales.

En resumen, estos impulsos aparecen repentinamente sin previo aviso; en momentos que parecen inapropiados; o sin estímulos externos; y no puedes hacer nada para controlarlos.

¿Cómo deshacerse o ahuyentar a un íncubo o súcubo?

No hay mucha claridad de como eliminar súcubos e íncubos, pero los expertos en las ciencias ocultas aseguran que para una buena protección, lo mejor es usar el poder de las palabras, así que puedes decir algo así como cuando estés siendo atacado por una de estas entidades:

“Sé lo que eres. Sé lo que quieres. Mi cuerpo es mio y no te pertenece”.

Puedes utilizar tus propias palabras para eludirlo, pero recuerda que no debes desafiarles ya que son mucho mas poderosos que tu.

íncubo según la Biblia

En el antiguo testamento de la Biblia, sobre todo en el génesis y el libro de Job, se hace referencia a un ser demoniaco llamado Lilit.

Grabado de Lilit

Lilit es considerada como la primera mujer de Adán, que al no aceptar ser dominada por el hombre fue expulsada del paraíso y sentenciada a dar a luz por toda la eternidad y que todos sus hijos nacieran muertos.

Estando condenada a ver nacer a sus hijos muertos hizo un pacto con Lucifer y obtuvo el poder de absorber la vida a los humanos varones y dársela a sus hijos, según ciertas interpretaciones los hijos de Lilit son los vampiros, súcubos e íncubos; pero al no poder mantener durante mucho tiempo esta vitalidad se verían obligados a hacerse de energía consumiendo sangre humana.

íncubo según la ciencia

Un médico romano del siglo II, llamado Celio Aureliano, fue uno de los pioneros en formular una interpretación científica de los íncubos.

Retrato de Aureliano

En sus escritos, el afirmaba que un íncubo era una enfermedad, porque parecía como si un extraño peso cayera sobre el pecho del enfermo. Creía que aquellos que han llevado una vida crapulosa, como también quienes hayan padecido alguna alteración mental, son más propensos a contraer el íncubo.

Aureliano pensaba que el íncubo precedía casi siempre a la epilepsia y cuando se convertía en crónica, solía producir palidez y delgadez provocadas por el terror prolongado.

El creía que los síntomas se propagan de persona en persona y que a menudo provocaban la muerte.

La enfermedad se presentaba durante el sueño y los enfermos se despertaban con taquicardia y sudor frío.

Cabe destacar que Aureliano no creía que los íncubos tuvieran un origen sobrenatural asociado a faunos, ninfas u otros tipos de demonios tratando de poseer sexualmente a sus victimas. Más bien, pensaba que los enfermos incapaces de moverse, de gritar y privados de la respiración, recibían la impresión de tener sobre el pecho un fantasma producidos por sus propios de deseos de placer.

íncubo según la psicología

“Cuando comencé a trabajar en él, mucha gente pensó que era un síntoma cardinal de la narcolepsia, que no lo es”, David Hufford, autor de El terror que viene de noche y uno de los primeros investigadores en comenzar a estudiar espectrofilia, “Otras personas lo confundieron con la psicosis, la esquizofrenia, que no es así. Es normal y es común, mucho más común de lo que la gente pensaba que era”.

Mujer atormentada por las noches

Se cree que la parálisis del sueño es el resultado de que alguien se despierta antes de que termine su REM o el ciclo de la fase de sueño de movimiento rápido.

Debido a un mecanismo fisiológico que evita que los durmientes actúen sus sueños, aquellos que experimentan la parálisis del sueño queda paralizada. También pueden experimentar un miedo intenso, presión en el pecho, alucinaciones y dificultad para respirar.

íncubo según las ciencias ocultas

En cuanto a los eruditos de las ciencias ocultas, no aceptaban la teoría de que los íncubos fueran una enfermedad. Según el célebre ocultista H. Ridley, los íncubos se pueden distinguir en cuatro aspectos:

  • Posesión involuntaria
  • Posesión satánica
  • Posesión de un espíritu
  • Posesión mágica

Posesión involuntaria:

La víctima, estando en el lecho por lo general dormida o medio dormida, siente un peso asfixiante y la sensación de un cuerpo invisible en contacto con el suyo, del cual recibe ardientes caricias, preliminares de una cópula extraña, que la deja muy quebrantada y dolorida.

Posesión satánica:

El brujo toma parte voluntaria en el acto, evoca a satán para que aparezca revestido del sexo opuesto a la víctima y a él se entrega con tal fe en la certidumbre del fenómeno que según consta en relatos verídicos y por lo visto en casos de nuestros días, el evocador demuestra gozar en la unión demoníaca todos los placeres que se promete de ella, y efectivamente, ofrece todos los efectos fisiológicos de un coito normal.

Posesión espiritual:

también es una unión voluntaria y sobreviene en la mayoría de los casos por la evocación de una persona amada realmente fallecida, la cual aparece durante el sueño, o estando la persona que evoca despierta para entregarse con ella a una relación carnal.

Posesión mágica:

Aquí nos encontramos de pleno con las fuerzas astrales manejadas por las artes oscuras de los brujos. Este se proyecta en cuerpo astral y materializa su doble para ir a poseer a la persona objeto de sus apetitos carnales.