La antigua casa nueva Historias de Miedo

Hace un tiempo, mi novia y yo compramos una antigua casa para irnos a vivir juntos.

Como la casa era antigua y necesitaba varios arreglos, decidimos hacer modificaciones y retirar ese horrible papel tapiz que estaba por toda la casa.

Durante el primer día de trabajo, me dediqué a remover el papel tapiz de la actual cocina, ya que ahí íbamos a construir nuestra habitación principal. Aún recuerdo que en ese momento pensé en que como era posible que el antiguo dueño fuera tan fanático de ese horrible papel mural, estaba en cada pared y hasta en el techo. Quitarlo iba a ser bien tedioso pero a la vez, extrañamente satisfactorio.

La mejor sensación era sentir cuando se rasgaba un trozo largo, muy similar a cuando te quemas la piel por culpa del sol y te comienzas a sacar esa capita de piel.

Pero noté que había algo muy extraño. Debajo del papel, en una de las esquinas de cada habitación, había una fecha y el nombre de una persona.

La curiosidad se apoderó de mí esa noche y me puse a googlearlo, pero lo que descubrí fue algo bastante abrumador. Las fechas y los nombres correspondían a personas desaparecidas!

Le conté a mi novia lo que había descubierto y coincidimos en que lo mejor era informarle a la policía.

Así que a la mañana siguiente, la policía llegó a la casa y nos confirmaron lo que sospechábamos. Más tarde, llegó un equipo de criminología a revisar las paredes.

Cuando la policía estaba en sus asuntos, escuche a uno de los técnicos diciéndole a un oficial de policía.

Sí, parece humano.

¿Humano, que es humano? le pregunté.

El oficial me queda mirando y me dice:

Señor, dónde dejó el material que retiró de las paredes? porque no era papel tapiz lo que estaba quitando.

Comentarios