Abhartach Leyenda del vampiro irlandés

abhartach-leyenda-vampiro-irlandes

Hay pocos registros sobre Abhartach, algunos creen que el fue un jefe militar irlandés que gobernó el área de Glenullin en cambio otros creen que fue un enano deforme. Pero en lo que todos concuerdan es que el era un mago muy poderoso y extremadamente malvado.

El reinado de Abhartach fue tan malvado y sangriento, que fue su propia gente quién recurrió a otro jefe local llamado Cathán para librarlos del tirano.

Y Cathán así lo hizo, mató a Abhartach y lo enterró en una posición de pie como protección contra su magia.

Pero al día siguiente, los aterrorizados lugareños afirmaban haber visto a Abhartach resucitado, acechando por el reino y succionando sangre humana.

Una vez más Cathán dió muerte a Abhartach, y una vez más lo enterró. Sin embargo, al día siguiente Abhartach regresó ansiando más sangre.

Luego de la fallida mision, Cathán buscó la ayuda de un sabio druida, quien le enseñó la verdad sobre Abhachach y a cómo derrotarlo.

El druida le cuenta que el malvado rey se había convertido en un Neamh-Mhairbh, algo así como un vampiro que tiene una insaciable sed de sangre humana para mantener vivo su cadáver.

Y que el rey vampiro no puede ser realmente asesinado pero puede ser encarcelado.

Entonces, Cathán se enfrenta una vez más y derrota a Abhartach, atravesando al vampiro por el corazón con una espada tallada en madera de tejo.

Para evitar que el monstruo se levante por tercera vez, Abhartach quedó enterrado boca abajo y su tumba cubierta de espinas y tres piedras grandes.

Estas piedras, dice la leyenda, son las únicas cosas que mantienen a Abhartach en el suelo y si alguna vez se llegaran a retirar, el rey vampiro irlandés se levantará una vez más.

Hoy en dia, estas tres piedras permanecen en su lugar.

Comentarios