Casa San Regis Leyendas y Fantasmas en San Esteban

casa-san-regis-leyendas-fantasmas-san-esteban-valparaiso-chile

Historia

La casa de San Regis fue construida al rededor de 1740 en los terrenos que pertenecieron a Andrés Toro Mazote, al norte del Río Aconcagua. Quien las recibió por orden del rey de España.

Don Andrés construyó la casona en honor a su hija, Isabel Toro Mazote, quien era muy religiosa y que posteriormente donó parte de la hacienda a los jesuitas.

Cuando estos últimos fueron expulsados de Chile, sus bienes fueron confiscados y rematados a gente acaudalada de aquel entonces.

Las tierras fueron dividiéndose tras varias generaciones hasta que la familia Espínola tomó posesión de esta, y fue ahí cuando la leyenda comenzó a gestarse.

Leyenda

La leyenda de la casona San Regís, cuenta de que el patrón de la hacienda era una persona muy acaudalada, contaba con una gran fortuna. Pero muchos decían que era una muy mala persona, ya que maltrataba a sus trabajadores y los trataba de la peor manera.

Representación de la esclavitud con unas manos sucias encadenadas
Representación de la esclavitud

En aquella época era común tener esclavos, pero el malvado patrón los encerraba y los ataba a los troncos para golpearlos. sólo por sentir el placer que le daba realizar tal cruel acto.

Se creía que el había realizado un pacto con el diablo para mantener su riqueza, pero este debía entregarle una ofrenda al demonio que consistía en que cada 6 de junio a las 6 de la mañana (6/6/6), debía de sacrificar a un trabajador de la hacienda.

Al interior de la casona, aun persiste un artefacto que simboliza el pacto realizado por este señor, que representa a la carreta donde el demonio venía a buscar su ofrenda cada año.

Figura de la carreta del diablo sobre chimenea
La carreta del diablo

Fenómenos Paranormales

Marcela Zenteno, la actual dueña de la casona, relata sus experiencias paranormales:

Mi primera experiencia paranormal en esta casa fue una vez que mi marido salió por un momento a un predio cercano.

Yo estaba en la habitación y habrán pasado entre cinco o diez minutos cuando siento que alguien entra por el costado de la habitación.
Yo le digo a mi marido: “Oye Alexis, ¿Como volviste tan rápido?”… pero no recibí respuesta.

Fue entonces cuando fui a la habitación donde escuché los ruidos y no encontré a nadie.

En ese momento me tendí en la cama, mirando el cielo de la habitación y sentí un fuerte ruido en el techo. Luego, la cama comenzó a moverse fuertemente. Pensé que era un terremoto, pero al darme cuenta de que solo se había movido la cama, me sentí aterrorizada.

Interior de una habitación con dos camas y pasillo
Habitación de la casa San Regís

Fantasmas

Otra experiencia fue una vez, debajo de la higuera, un primo pateo una lata de cerveza hacia lo oscuro pero luego, recibió la lata devuelta y todos quedaron muy asustados porque ahí no había nadie. Solo alguien se atrevió a mirar y vio algo que le parecía ser un par de ojos rojos.

Duendes

Una trabajadora del lugar, cuenta que una vez una niña desapareció por alrededor de medio día.

Su madre la buscó durante varias horas pero no la encontró. Por la tarde, la niña volvió y le contó que estaba jugando con otros niños. Pero la madre le replico diciendo que en esta casa no hay mas niños.

La pequeña le respondió que estaba en la casa de las muñecas, porque ahí hay una habitación donde hay niños pequeñitos (duendes) que tenían muchos juguetes.

Ubicación

E-755 791, San Esteban
Valparaíso, Chile

Comentarios