abraxas-dios-gnostico

Abraxas - El dios gnostico

En el gnosticismo, Abraxas es considerado el dios supremo que representa el bien y el mal


Según Gustav Davidson (1994), Abraxas es considerado el Supremo Desconocido en la teogonía gnóstica y la fuente de 365 emanaciones en la mitología persa.
Su nombre se encuentra en gemas y amuletos, y se asocia con la palabra “abracadabra”.

Descripción de Tertullian de Abraxas

De acuerdo a la definición dada por Basíledes, Abraxas es la Deidad suprema que creó la Mente (Griego: Nous), la Palabra, la Providencia, la Virtud y la Sabiduría. De estos, se dice que Abraxas creó los principados, los poderes y los ángeles, y los 365 cielos.

Uno de estos ángeles, que creó este mundo, se hizo conocido como el Dios de los judíos; sin embargo, Basílides lo considera un ángel, no un Dios.

Fue Abraxas, no este Dios judío, quien envió a Cristo en forma de espíritu, no como humano de carne y hueso.

Basìlides también afirma que fue Simón, no Cristo, quien fue crucificado.
A él, dice, se le asignó la descendencia de Abraham, y en consecuencia fue él quien transfirió a los hijos de Israel de la tierra de Egipto a la tierra de Canaán; afirmándolo ser turbulento por encima de los otros ángeles, y en consecuencia dado a la frecuente provocación de sediciones, guerras,y el derramamiento de sangre humana.

Además afirma que Cristo habría sido enviado, no por este creador del mundo, sino por el antedicho Abraxas; y haber venido en espíritu, y ​​haber sido desposeído de la sustancia de la carne.

Él no fue quien sufrió entre los judíos, mas bien fue Simón quien fuera crucificado en lugar de él.

Abraxas y Jung

Carl Jung describió el desarrollo de la percepción humana de Dios en tres etapas:

  1. Dios parece indiferenciado. 
  2. La percepción de un Señor benevolente y un Diablo malvado en el que cada uno está separado hasta el punto en que finalmente el Diablo es desterrado.
  3.  La integración del Señor y el Diablo. 
Representación de Abraxas
Representación de Abraxas

En Los siete sermones a los muertos, dice:

Abraxas habla esa palabra santificada y maldita que es vida y muerte al mismo tiempo. Abraxas engendra la verdad y la mentira, el bien y el mal, la luz y la oscuridad en la misma palabra y en el mismo acto. Por lo tanto, Abraxas es terrible. 

Abraxas en el Dictionnaire Infernal

Según Collin de Plancy (1863), Abracax o Abraxas es uno de los dioses de una teogonía asiática, y cuyo nombre se lee en la filacteria de Abracadabra. Abraxas está ilustrado en amuletos con cabeza de gallo, pies de dragón y un látigo en su mano. Más tarde los demonólogos lo describieron con la cabeza de un Rey y las serpientes por los pies.

Filacteria Abracadabra
Filacteria Abracadabra

Los Basilidianos (un grupo de herejes del siglo II) vieron al abracadabra como el dios supremo porque las letras griegas que formaban su nombre sumaban 365, el número de días en un año.

Colocaron debajo de él varios ángeles que presidían los 365 cielos, y a quienes atribuyeron 365 virtudes, una para cada día del año. También afirmaron que Abraxas envió a Jesucristo a la tierra en la forma de un espíritu benévolo.

Collin de Plancy también describió la palabra “abracadabra” como una palabra persa y siria de encantamiento que podría curar la fiebre y otras enfermedades. La palabra fue escrita en una disposición triangular y fue usada alrededor del cuello.